Coyol quebrado, coyol comido

mejorar campaa branding

Identidad: ése es el tema de este año del Festival de Blogs de Nicaragua. Ésta es además, la primera vez que escribo un post para el festival y sí, lo confieso, me emociona.

Pero la identidad es un tema tan amplio, que se podrían escribir millones de cosas al respecto. Bueno, supongo que en eso precisamente, está su belleza. ¿Y yo de qué voy a escribir? Como podrás haberte imaginado, no voy a dejar de escribir sobre finanzas personales, así que mi post es sobre nuestra identidad como nicaragüenses en el manejo del dinero.

“Coyol quebrado, coyol comido” es una frase muy típica que usamos para decir que en cuanto nos pagan, el dinero mágicamente se esfuma de nuestras manos. “Ya lo debía”, solemos decir. Muchos porque realmente apenas ganan lo suficiente para comer y sobrevivir. Pero ésa no es la realidad de todos y especialmente no es la realidad tuya, que estás leyendo este post, por Internet, en este preciso momento.

El problema que tenemos los nicas es que lo queremos todo y no nos gusta esperar. Cuando trabajamos y nos pagan un salario, el objetivo se vuelve en que ese monto nos dure hasta el siguiente pago. Si lo logramos, ¡ya la hicimos! Pensamos que tener una vida financiera sana es simplemente no tener deudas y lograr llegar a fin de mes.

Ajá… ¿y el futuro qué? Bueno, el futuro (sobre todo el lejano) es algo que no suele ocupar nuestra mente muy a menudo. Nos da terror pensar en la muerte – a pesar de que TODOS sabemos que va a llegar- y por eso no hacemos un testamento. Creemos que vamos a ser jóvenes toda la vida, que siempre vamos a tener un trabajo y por eso no planeamos ni ahorramos para nuestra edad dorada.

Pero no nos vayamos tan lejos, se acerca Navidad, una época en la que vas a gastar más que el resto del año, y aun a sabiendas de que es una fecha que llega todos los santos años, vos no te preparás, sino que usás tu aguinaldo para cubrir lo que se avecina y te disponés a gastar como si no hubiera mañana.

Sí, andar coyol quebrado, coyol comido es sin dudas algo que nos identifica como nicas. Pero esto no tiene porqué ser así. Como nicas también podemos identificarnos con llevar una vida financiera que vea hacia el futuro y en la que nos preparemos –léase ahorremos- para lo que está por venir.

Y podemos empezar ya, ahorita, en este momento. El aguinaldo está por llegar y vos decidís cómo y en qué lo gastás. Una pista: en aquello que sea lo más importante para vos.

Comentarios