Consumo o Consumismo: ¿de qué lado estás vos?

consumismo

En la actualidad consumimos una gran variedad de recursos y productos que van más allá de  querer cubrir nuestras necesidades básicas… queremos tener más, consumir lo último, lo mejor, lo que está de moda.  “Cuanto más consumo, más feliz soy”. Si te sentís identificado o identificada con esta frase, probablemente estás del lado del consumismo.

Uno de los mayores desafíos financieros que tienen las personas –especialmente los adultos jóvenes- es el deseo por tener cosas. Dado que el principio básico de las finanzas personales es “gastar menos de lo que ganás”, cuando te enfrentás a un mundo en el que vivís para consumir, tu salud financiera puede verse seriamente afectada. Muchos de nosotros compramos las cosas que queremos sin ponerle mente a las consecuencias financieras, o en el mejor de los casos, tenemos una larga lista de cosas que queremos comprar cuando tengamos dinero.

Consumir está bien, pero consumir desmedidamente, son otros 100 pesos. El consumo es necesario para sostener la economía –y darnos algún que otro lujo necesario-, pero el consumismo, ese que te obliga a cambiar de celular  cada vez que sale un nuevo modelo, es devastador para el ambiente y va en detrimento de tu persona y tus finanzas.

¿Y cómo es que el consumismo afecta mis finanzas personales?

Deudas: Tal vez hayás hecho tu presupuesto y tengás todas las intenciones de gastar menos de lo que ganás, pero se te atravesó a mitad del mes un  “____________” (insertar objeto) y decidiste usar tu tarjeta de crédito, y luego otro “____________” y tal vez uno más. Una vez que has contraído deudas, se te hace difícil pagar lo que compraste más el interés que te cobran –además de tus otros gastos que asumamos sí habías presupuestado- cada mes. Les sorprendería saber lo que muchas personas se ven obligadas a hacer para salir de deudas, desde vender las joyas y oro que tienen, hasta perder su casa. Así, la mejor manera de protegerte es no gastando tu dinero en cosas que NO necesitás.

Costo de Oportunidad: El dinero que estás gastando en cosas innecesarias podrías estarlo invirtiendo y ganando utilidades, o ahorrándolo para tu jubilación. Una de las grandes excusas que usamos los jóvenes para no planear nuestro retiro es que aún faltan décadas para que esos días lleguen, no nos damos cuenta de los grandes beneficios de empezar a ahorrar lo antes posible. Al gastar en cosas que no necesitás, te estás robando dinero de tu propio ahorro para el retiro.

Adicción: El consumismo crea un círculo vicioso, en el que empezás a comprar una que otra cosa de vez en cuando, pero a medida que tu estilo de vida va cambiando, necesitás más y más. Tal vez pensés que  sólo estás gastando unos pesos por aquí y por allá, pero la realidad es que estás incrementando tus futuros gastos exponencialmente; a esto se le conoce como “Inflación de estilo de vida”: ¡que no te pase!

El problema radica en que, en la mayoría de los casos, caemos en consumismo no porque no sepamos cómo controlar nuestras finanzas -¿qué tan difícil es saber que ya no tenés dinero para gastar?-, sino porque usamos las compras como una manera de ahogar algo más profundo… algo que tenemos dentro. Así, de la misma manera en que los alcohólicos usan el alcohol, los drogadictos usan las drogas y los comedores emocionales usan la comida, los consumistas usan las compras. Entonces, si sentís que gastás de manera desmedida, y que la satisfacción por esas compras sólo te dura unas horas, valdría la pena que te preguntés  a vos mismo: ¿por qué lo estoy haciendo? Para el resto, recordemos siempre analizar si queremos un producto porque lo necesitamos o simplemente porque está de moda.

Finalmente, los invito a reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y lo que estamos dejando a las futuras generaciones. Nos emocionamos y le damos demasiada importancia a las cosas equivocadas. Tratamos de seguir a otros, de estar a la moda, de emular a personas con “gustos caros” que no podemos equiparar. A todos nos gusta la ropa de marca y lo último en tecnología, pero no olvidemos que hay cosas más importantes en la vida. 

Comentarios