Cómo sueño la educación financiera

sueo emprendedor

La educación financiera implica conocimientos y habilidades que nos van a servir para toda la vida, es esencial para navegar por cualquier sociedad, pues no importa lo que vos querrás lograr (aunque digás que para vos el dinero no es importante), vas a necesitar plata para hacerlo: tener una familia, la casa de tus sueños, viajar por el mundo, tener buena salud, etc… son todas metas y sueños que necesitan dinero.

Por esto la educación financiera importa. Para que podamos tomar buenas decisiones con los pocos recursos que solemos tener, y entre más pequeños comencemos, mejor. Si tenés hijos y has sufrido las consecuencias de una pobre educación financiera, comprenderás la importancia de que ellos sí la reciban.

Qué carrera estudiar y dónde estudiar suelen ser de las decisiones más difíciles que los y las jóvenes deben tomar y es importante que sepan el peso que tiene esta elección: ¿cuántas personas no conocés que estudiaron comunicación por no entrarle a las matemáticas y luego se arrepintieron? O que se metieron a Medicina casi por herencia familiar y se salieron frustrados en el 4to año.

Así, la educación en las escuelas y universidades proveen una base para educar, no solo en los temas que ya estamos acostumbrados, sino también en el manejo del dinero.. y, de hecho, es mucho más barato utilizar esta plataforma que ya existe que construir una nueva para educarnos financieramente.
Al final, tener jóvenes con cultura y educación financiera puede implicar, en un futuro, ciudadanos responsables, una mejora en la economía nacional y hasta el desarrollo de votantes informados.

Pienso en la educación en Nicaragua y me pregunto: ¿están los estudiantes preparados para los desafíos futuros? ¿Pueden analizar, racionalizar y comunicarse efectivamente? ¿Tienen la capacidad para continuar aprendiendo el resto de su vida o creen que con la universidad todo termina?

Y, en cuanto al conocimiento financiero surgen las preguntas: ¿Qué tanto saben los jóvenes manejar su dinero cuando no nos lo enseñan en el colegio? ¿Quién o quiénes saben más en las diferentes ciudades y por qué no, en los diferentes países? ¿Es acaso la educación financiera un simple conocimiento matemático? ¿Qué tan preparados están los jóvenes para enfrentarse a los cambios futuros en la economía, por ejemplo una sociedad en la que las personas viven más años?

Soñando sobre la educación financiera
A mí me encantaría que llegara el día en que la educación financiera se nos enseñara a todos por igual y me la imagino así:

• Comenzando desde el pre-escolar, digamos desde los 5 años.
• Siendo rigurosa (así como cualquier otra materia), con todo un currículum diseñado y no solo una serie de pasos de “Cómo se hace…”
• Entrenando a los profesores para que puedan dar las clases.
• Haciéndolo obligatorio.
• Invitando a los padres y madres también a formar parte de esto.

¿Y qué se enseñaría?
Esta respuesta no es fácil. La educación financiera incluye tantas cosas que lo ideal sería tener un grupo de expertos (académicos, profesores, sector privado, gobierno, etc.) para que juntos designen los lineamientos a seguir. Temas como el presupuesto, el control de los gastos, el ahorro, la inversión, el crédito y el manejo de las deudas deben estar incluidos de manera tal que se equipe a las niños y niños con conocimientos y habilidades que les permita tomar decisiones acertadas en su futuro. Por esto es necesario tener un grupo amplio de expertos de los diversos sectores para que aporten lo que saben y lo que consideran importante que a las y los jóvenes se les enseñe.

Otro punto aquí es si Finanzas Personales debería ser una materia por sí sola o si es mejor que esté incluida en otras. Si me lo pregunta a mí, creo que sería mejor irla desarrollando a partir de otras clases, como Matemáticas, Historia, Ciencias Sociales, Cívica, entre otras.

También me pongo a pensar en quiénes van a enseñar. Los maestros, lógico… pero ¿cuántos de ellos están capacitados para hacerlo? En Nicaragua, probablemente ninguno y, en otros países, probablemente son pocos. De hecho, en una encuesta realizada en Estados Unidos, se encontró que solo el 20% de los profesores se sentirían cómodos enseñando educación financiera, aun cuando casi todos los que contestaron dijeron que era un tema importante y que ellos mismos se beneficiarían de estos conocimientos.

Para concluir, el aprender a manejar el dinero no debe ser algo que me preocupe solo a mí o solo a vos, sino a todos. Al final, las malas decisiones financieras no afectan nada más a la persona que las toma, también afecta el desarrollo del país.

Todos tenemos derecho a recibir educación y así como es obligatorio recibir ciencias naturales, de volverse mi sueño realidad, también las finanzas personales deberían ser mandatorias y para todos, no solo para un grupo selecto de personas.

Finalmente, todos nosotros que sabemos poco o mucho de este tema, debemos ser embajadores de la educación financiera: comenzá a pedirla en el colegio de tus hijos, en la universidad y en las bibliotecas… veremos qué pasa.

Comentarios