Comercio electrónico: qué es y para qué sirve

ecommerce spain

Con el desarrollo de esta nueva era digital, el mundo ha cambiado: la manera en que aplicás a la Universidad y hacés exámenes, la relación con tus amigos, el entretenimiento y, claro está, la forma en que vemos y hacemos negocios.

Hemos llevado la compra y venta de productos y servicios que históricamente hacíamos manual o físicamente al Internet, a esto se le llama, en palabras sencillas, comercio electrónico. Pero el famoso e-commerce no se queda ahí, hay mucho más que podés hacer con esta herramienta.

En palabras más amplias, el e-commerce (en inglés) o comercio electrónico (en español) consiste en la distribución, venta, compra, mercadeo y suministro de información de productos o servicios a través de Internet. Básicamente, esta red permite que cualquier cliente potencial acceda a tus productos y servicios desde cualquier lugar, a cualquier hora del día. Por esta razón si dice que con su implementación, tus ventas crecen y, por lo tanto, tus ingresos también.

Y aquí hay que hacer una aclaración. Me he encontrado con personas que piensan en el comercio electrónico como algo que “hay que hacer” porque tal vez resulte o porque esté de moda. No. Más allá de la mera transacción, debemos verlo como parte del plan estratégico de la empresa y estar convencidos de su funcionalidad, pues nos puede ayudar a inyecta mayor dinamismo a la presencia web del negocio, un manejo más eficiente de inventario, estar más cerca del cliente ofrecer precios más competitivos (pues tus costos son menores) y, como consecuencia, aumentar las ventas.

¿Más claro?
Veamos un ejemplo clásico de cómo el e-commerce revolucionó una industria: Amazon. Estoy segura que si vos no has comprado algo en esta empresa, conocés a alguien que sí lo ha hecho y fijo sabés cómo funciona. Solemos pensar en Amazon como un excelente lugar para encontrar de todo (desde ropa y zapatos, hasta productos electrónicos, libros, equipos y más), pero más allá de la compra-venta, han sabido usar todo lo que el comercio electrónico te puede dar:

• Lleva unas estadísticas impresionantes de todo el que entra y busca algo, sino ¿por qué creés que después te salen anuncios para comprar lo que querés?

• Te da un mensaje de bienvenida personalizado, sabe tu nombre, correo y dirección.

• Basándose en tus búsquedas y compras anteriores, te ofrece productos que sabe te van a gustar o vas a necesitar. ¿Compraste una computadora? Seguramente necesitarás una mochila para cargarla y Amazon mágicamente te ofrece una donde quepa.

Todo esto hace que tu experiencia como consumidor sea única y te convirtás en un cliente fiel: es fácil, rápido, seguro y confiable. Así, Amazon –o cualquier empresa que implemente el comercio electrónico correctamente- logra desarrollar programas de fidelización dirigida e imprime el dinamismo que el negocio físico no podría lograr sin hacer una mayor inversión en publicidad.

¿Y si yo no soy Amazon?
Evidentemente, para alcanzar lo que Amazon ha hecho, se necesita tiempo, creatividad, esfuerzo y recursos. Sin embargo, lo maravilloso del e-commerce es que cuesta menos que la manera tradicional de hacer negocios.

Si estás pensando que eso es para otros países, culturas y economías, no es así. En Nicaragua, ya existen varias empresas que han basado el éxito de su negocio en el comercio electrónico. En posts posteriores, veremos algunos ejemplos.

De esta manera, no importa el tipo de negocio pensado, vos también le podés sacar partido. Algunos tipos de e-commerce son:

• Negocio a negocio: Imaginate, por ejemplo, que sos una empresa que importa productos veterinarios y los vende a distribuidores, supermercados y veterinarias. Sin lugar a dudas, el comercio electrónico te facilitaría el trabajo.

• Negocio a consumidor: Es la forma más tradicional. Vos tenés una empresa que vende zapatos para mujeres y éstas entran a tu web y compran en línea.

En cualquier empresa, industria o giro de negocio, el comercio electrónico te permite reducir el capital necesario para incorporarte al mercado, pues no es lo mismo invertir en un negocio en línea que lo concerniente a un negocio tradicional, donde todo debe ser físico y manual.

Además, si ya tenés tu empresa, podrías crear un nuevo canal de ventas como complemento al físico. Con este nuevo canal vas a poder extender el horario de venta las 24 horas del día, los siete días de la semana, 365 días al año, creando una ventaja competitiva y mejorando la comunicación con los clientes y efectividad de campañas publicitarias.

En conclusión, el e-commerce ha venido a modificar la manera en que hacemos negocios y en esta nueva era digital, sacar provecho de esta herramienta debe ser uno de los objetivos de tu plan estratégico: ya sea que estés por emprender o que ya tengás un negocio desde hace un tiempo, este canal adicional te va a permitir llegar a más y diversas personas, vender lejos de tu comunidad y hacer las tareas en menos tiempo y con menos dinero.

Aunque creás que en Nicaragua estamos lejos de eso, ya existen algunos casos exitosos de empresas que han sacado ventaja del comercio electrónico y que, al unirse a esta ola digital, han satisfecho necesidades humanas, aumentado sus ventas y obtenido mayores utilidades. ¿Por qué vos no?

¿Y vos? ¿Tenés un negocio o querés poner uno? ¿Utilizarías el e-commerce para emprender? ¿Cuáles creés que serían tus mayores desafíos?

 

Comentarios