Cinco ideas erróneas que tenemos sobre el récord crediticio

Récord Crediticio

El tema del famoso récord crediticio continúa siendo algo más parecido a un gigante hoyo negro en el que cada quien parece tener ideas diferentes de lo que se trata.

Ya en el pasado escribí un artículo (que podés leer aquí) sobre qué es tu récord crediticio y cómo funciona. Aún así,  producto de ese mismo artículo y de sus mensajes y correos, sé que hay muchas dudas al respecto y, por esto, hoy quiero aclarar las más comunes que me han llegado.

A continuación te presento cinco de las ideas erróneas más comunes que tenemos sobre el récord crediticio.

  1. Los burós de créditos juzgan si tenés o no buen récord.

Las empresas de récord crediticio no hacen juicios sobre la información contenida en los reportes de crédito. Ellos simplemente compilan la información que las empresas les comparten, entre lo cual aparece: tarjetas de crédito, préstamos personales, automotrices, hipotecarios, créditos con casa comerciales, con compañías de comunicación, entre otras.

  1. No es necesario tener una tarjeta de crédito. Con la de débito basta.

La tarjeta de débito, a pesar de verse exactamente igual a una tarjeta de crédito, sigue siendo de débito. Es decir, es tu dinero el que está ahí y, por lo tanto, al no ser un crédito, no aparece en tu récord.

Para realmente comenzar a tener un historial crediticio, debés tener algún tipo de crédito: un préstamo personal, una tarjeta de crédito, la compra al crédito en una casa comercial, etc.

  1. Una vez pagás el crédito, te limpian del buró.

Ésta es probablemente la idea errónea más común y, lo siento pero, lastimosamente, no funciona así. La información sobre tu comportamiento: pagos atrasados, cobros judiciales, etc., van a aparecer en tu récord durante 5 años.

El pago de una deuda no te eliminará del informe de crédito, pero sí va a actualizar la cuenta para indicarlo como “pagado”.

  1. Una vez manchás tu crédito, nunca se puede limpiar.

Bueno, no se puede limpiar tal cual inmediatamente. Sin embargo, tu récord es, en realidad, un historial, por lo que a medida que el tiempo va pasando y vas teniendo mejores hábitos al pagar, tu récord se irá viendo mucho mejor y comenzarás a ser sujeto de crédito.

Entre más vieja es la información negativa, menos relevante se vuelve, por lo que enfocate en pagar tus saldos a tiempo, buscar mejores opciones de crédito y aprender a manejar mejor tu dinero y tus finanzas personales en general.

  1. Pagar por todo en efectivo te ayuda

El crédito no es malo; el abuso de crédito sí lo es. Usar dinero en efectivo para todo, no es mejor que el uso responsable del crédito, porque los consumidores tienen que tener algún tipo de historial de uso responsable del crédito con el fin de establecer un historial de crédito sólido y confiable.

Y, como en el caso de la tarjeta de débito, el uso del efectivo no aparece en tu récord crediticio.

Como verás, lo mejor que podés hacer para tener un récord crediticio intachable que te permita tomar créditos cuando los necesités, es hacer un uso responsable de cada uno de los créditos que tenés a tu nombre.

Y esto comienza por solo asumir deudas con usos productivos (no mero consumismo, por ejemplo) y tomar montos que sabés podrás pagar en tiempo y forma. Cada atraso que tengás, es una muestra de mal comportamiento que te podría terminar afectando.

Comentarios