Cambié mi estilo de vida por estabilidad emocional y financiera

Éste es ya el segundo post invitado de esta lectora: Pamela Carvajal. Esta tica, tras llevar un programa de educación financiera en su empresa, ha logrado grandes cambios en dos años. El primer post lo podés leer aquí.

Si te interesa escribir un post en Plata con Plática, escribime a info@plataconplatica.com y con gusto lo publicamos. Los únicos requisitos son: que su contenido esté relacionado con finanzas personales y que cumpla con los criterios de buena redacción y ortografía. Ahora sí, acá el segundo post de Pamela:

Pensar en mi estilo de vida de ayer es devolverme varios años atrás. Recordar el estilo de vida que había tenido la mayor parte de mi existencia y que fue sumamente difícil cambiar: muchos pagos quincenales de salarios, aguinaldos, y salarios escolares desperdiciados en tonterías, sin planificación alguna, vivir al día a día, tratando de complacer siempre a los demás,  viviendo la vida de otros, sin metas  ni mucho menos planes de ahorro, esperando siempre los pagos quincenales para hacerle frente a mis obligaciones,  que según yo tenía presupuestadas y ver cómo en un par de días después de pago ya no tenía dinero, utilizar tarjeta de crédito en el resto de los días y esperar nuevamente con ansias el siguiente pago… para que la misma historia se volviera a repetir.

Vivir en constante ansiedad y comparándome con los demás, queriendo tener o hacer las cosas que otros hacían, como viajar, tener carro del año, ir a los centros comerciales a comprar ropa y zapatos de moda, asistir a actividades sociales y siempre llevar el mejor regalo para no quedar mal con la gente y aparentar aquello que no podía mantener. Pensaba más en lo material y en el qué dirán que en las cosas que realmente son importantes, como vivir tranquilo y en paz emocional  físicamente y, por supuesto, financieramente. Podría asegurar que mi vida o mi estilo de vida se basaba únicamente en ser proveedora para que los demás estuvieran bien y me había olvidado de vivir mi propia vida.

Mi estilo de vida fue cambiando poco a poco a partir del 2016, cuando inicié el Programa de Finanzas Saludables. Con fuertes procesos de autoconocimiento, logré asumir mi problema de codependencia, poner límites familiares, ponerme límites emocionales, trabajar mi autoestima y ordenar mis finanzas, dando un salto cuántico  en mi vida.

Palabras que no sabía ni conocía de su significado hasta que un día me desperté sintiéndome otra persona, algo extraño estaba pasando en mi interior. Las cosas que antes eran importantes habían perdido sentido, ya no eran mi prioridad, me sentía un mujer diferente. Empecé  ese cambio desde mi  interior, la mujer que era hace un año atrás  ya no quería ser la misma, era más consciente de que no estaba haciendo la cosas que realimente quería y que eso me tenía frustrada, una frustración que ocultaba detrás de un estilo de vida muy poco saludable, donde trataba de compensarlo en dar y dar a los demás olvidándome por completo de mí.

Luego de ese día fui más consiente de mi estado emocional y financiero y  así fue cómo inicié esta etapa de reorganización interior, y a nivel emocional poco a poco me fui dando cuenta del valor que tengo como mujer, como trabajadora, hija, hermana, esposa, amiga.

Empecé a quererme a mí misma y a vivir mi vida, MI PROPIA VIDA, no la de los demás, y logré transformar todas aquellas experiencias que me hicieron caminar por un desierto, en experiencias de vida positivas que me ayudaron a crecer y transformarme. Y esto, por supuesto, se vio reflejado a nivel financiero, ya que al ser una mujer más empoderada de mis emociones, logré poner límites, valorar mis prioridades, llevar un control de gastos reconociendo cuáles son mis necesidades, mis gustos y preferencias, qué definitivamente es necesario y qué puede esperar.

Iniciar este cambio desde nuestro interior, a nivel emocional, es la clave para el éxito de hoy. Creo que no hubiera sido un cambio  tan notorio solamente aprender a llevar un presupuesto o un control de gastos, si primero no somos conscientes de que algo a nivel emocional no está bien en nuestra vida.

Crear conciencia de que el estilo de vida que estamos llevando no está acorde con nuestras finanzas es clave. Conocernos, aceptarnos, valorarnos, querernos tal y como somos con nuestras virtudes y nuestros defectos, adentrarnos en nuestro ser y ser conscientes de nuestras vivencias a nivel familiar y personal nos hace tener ese cambio que nos hace querer vivir de mejor manera nuestros días.

Mi estilo de vida de hoy es mucho más ordenado a nivel financiero. Llevo un PRESUESTO acorde con mi nivel, no me comparo con los demás y estoy feliz con lo que tengo. Me ilusiona y me enorgullece ver todo lo que he logrado, si bien es cierto estoy feliz con las cosas materiales que tengo: una casa que aún estamos pagando pero con una deuda controlada, un carro relativamente nuevo que ya estamos a punto de cancelar, he tenido vacaciones fuera del país pagadas totalmente con ahorros planificados, eventualmente me he dado algunos pequeños gustos de comprar ropa o zapatos.

Ahora mi mayor felicidad ha llegado en cosas no materiales que antes no valoraba, como la paz interior, control de mis emociones,  mi familia, mi matrimonio, tengo metas a nivel personal, me siento una mujer diferente, me valoro mucho más y sé que no tengo necesidad de andar complaciendo a la gente o comprando regalos para sentirme una persona útil. Tengo un estilo de vida muy diferente donde lo que realmente es  importante para mi vida no se basa en dinero ni cosas materiales, donde valoro mucho más mi trabajo y sé lo que cuesta ganar cada colón, por lo tanto trato de cuidarlo y no desperdiciarlo en cosas que no tienen sentido.

¿Cómo proyecto mi estilo de vida en 5 años? Con mucha mayor planificación, siempre cuidando mi estabilidad emocional y financiera, llevando siempre el presupuesto familiar con mucho mayor conocimientos a nivel financiero que me ayuden a invertir para así  tener una mejor vejez. Quiero certificarme como coach de vida, siempre pensé que mi profesión frustrada era la Psicología, sin embargo ahora siento que en esta etapa de mi vida certificarme en Coaching es un complemento a mi profesión en Recursos Humanos para así  ayudar a otras personas con base en mi experiencia personal y profesional a salir a delante, a cambiar su forma de ver la vida, tener metas y proyectos personales, ser como una guía para que las personas, especialmente la juventud, lleven un estilo de vida acorde a presupuesto y que puedan cumplir sus sueños.

A nivel financiero me gustaría invertir también en un proyecto con mi esposo de construir apartamentos para tener un ingreso adicional que nos permita a la vez cumplir con un sueño familiar de tener una cabañita en la montaña donde podamos ir a pasar nuestras vacaciones.

Ahora pensar en cómo me veo en  5 años es mucho más satisfactorio, no me da miedo proyectarme al futuro como quizás antes lo hacía ya que veía un panorama gris.  Hoy por hoy me ilusiona proyectarme al futuro, me veo como una mujer muy empoderada, con muchos proyectos cumplidos, con estabilidad emocional y financiera  y con nuevos sueños por cumplir y ayudando a otras personas que quizás en este momento no ven todos los colores que tiene la vida y que piensan que salir del desierto es imposible: los días grises se van y en ocasiones es bueno estar ahí para disfrutar plenamente de TODOS LOS DÍAS DE SOL RADIANTE que tenemos por delante si tenemos nuestra mente y corazón abiertos para el CAMBIO, CAMBIO EN ESTILO DE VIDA = BIENESTAR EMOCIONAL Y FINANCIERO.

Comentarios